Carta de un Policía Nacional a algunos medios de comunicación

meditación-mi-caravana-097.jpg

julio d castro – galería cubanito cuentacuentos

 

En ocasiones leo trabajos de gente normal de a pie que me sorprenden.
Buenos. Muy buenos.
No soy un habitual del reblogueo.
Pero considero que en ocasiones es muy necesario.
Sobre todo en beneficio del lector.
Es lo que en verdad me interesa.
Me conmueve.
Me apasiona.
Espero que este post que hoy comparto contigo, aunque de hace un par de años pero muy leído, sea de tu agrado estimado lector.
Saludos a todos y gracias por vuestro continuo soporte

El cántaro del Aguador

El “policía opresor y torturador” frente a la “pacífica ciudadana manifestándose por una causa justa”


Señores periodistas:

Lo primero de todo darles las gracias de parte de todos los Policías que cada día se juegan el tipo en la calle. Gracias por complicarnos aún más el trabajo. Gracias por contar las noticias como les ha dado la gana. Gracias por confiar antes en personas que han estado detenidas que en los agentes que salen cada día a la calle para protegerles. Gracias por hablar en los medios sin conocimiento de causa. Gracias por el clima de crispación social que han logrado.

Mire, nosotros no sabemos si esta avalancha de noticias son una maniobra política para desprestigiar o simplemente porque no hay nada mejor que contar. Lo que sí sabemos es que gracias a estas noticias cada día tenemos más complicaciones en la calle. Los detenidos nos gritan, insultan y…

Ver la entrada original 1.198 palabras más

De listos, listillos e ignorantes va la cosa…

ego4

galería cubanito cuentacuentos

A un escritor como yo has de tenerle algo de respeto.

Ya que a mi no me corta ni una cuchilla de afeitar.

No me afeito. Así de fácil.

Me refiero a que me río cuando alguien que no sabe poner la O en un canuto o porro, no se le puede admitir que te trate de listillo.

Listillo es todo aquel que siendo un total y completo ignorante se atreva a definir a otra persona como tal.

Listillo es todo aquel que ose opinar de un tema muy delicado sin tener puñetera idea de lo que está hablando. Y lo que es mucho peor: escribirlo todo lleno de faltas de ortografía.

Qué se puede esperar de una persona que apenas sabe de ortografía, gramática y composición básica, y que encima no tiene ni pajotera idea de qué habla.

Listillo es todo aquel que actúa de modo vanidoso e impertinente ante una corrección debidamente hecha y con educación.

Listillo es todo aquel que no acepta una disculpa.

Listillo es todo aquel que no admite una enmienda por creerse en posesión de la verdad absoluta cuando no es más que un pobre ignorante.

¿Me queda algo más por añadir?

Mogollón de cosas.

Hoy no tenía pensado escribir nada más.

Pero hay ocasiones en las que un intelectual se ha de rebelar ante la ignorancia del populacho.

En esta ocasión de un solo individuo y que no citaré por el respeto que él a mí no me ha tenido al definirme como listillo.

Es por eso que la mayoría nosotros en tiempos de revuelta acaba fusilado.

Sí. Fusilados o ejecutados por esa panda que se denominan en poder de la verdad y no son más que unos perspicaces ignorantes.

A esto se le llama volver la oración por pasiva.

¡Ojo conmigo listillo!

Soy el cubanito cuentacuentos y a mí no me corta el rollo nadie.

Mucho menos un analfabeto que dice que la V y la B son sus asignaturas pendientes.

Me parto de la risa.

Y también, y mucho menos alguien que opina de mi país cuando yo respeto el suyo.

Hace no muchos días pase un rato muy agradable con un señor de todos conocido como Jorge Vestringe.

 Jorge Vestringe

galería cubanito cuentacuentos – Jorge Vestringe

Otro listillo.

Un individuo que pretendió decirme a mí que me muevo en Caracas como pez en el agua, pues que él se fue nada más y nada menos que a dar un paseo por los famosos ranchitos de las montañas que rodean la bella capital de Venezuela sin escolta.

Le dije: – Tú no sabes que llevabas escolta amigo mío. De no ser así te hubiesen dejado sin plumas y cacareando.

ranchitos en las laderas de Caracas

galería cubanito cuentacuentos- ranchitos en las laderas de Caracas

Caracas, es indiscutiblemente la ciudad más peligrosa y violenta del mundo entero.

Animo al que quiera, pues que haga lo mismo que Jorge sin escolta.

Después me lo cuenta. ¿OK?

Ahora que me describan quien es el listillo.

Porque también me he hospedado y muchas veces en el mejor hotel de Caracas: El Tamanaco.

Justo encima de un barrio conocido como Las Mercedes.

Hotel Tamanaco- Venezuela

galería cubanito cuentacuentos -Hotel Tamanaco (Caracas-Venezuela)

Y pudiera seguir hasta remontarme a Simón Bolívar. Con B y no con V.

Al igual que Venezuela es con V y no con B.

O Cuba es con C y no con K.

Vaya esas licencias me las puedo permitir yo que sí que algo sé.

Pero nunca alguien que dudo mucho sepa de historia. Puede que ni tan siquiera de su propio país.

Entonces, ¿por qué se mete usted en asuntos de los que apenas conoce muy señor mío?

Anda. Aquí hoy dejo varios clips.

Sobre Camilo Cienfuegos. Héroe de la Revolución Cubana vilmente quitado del medio

El segundo para darnos un abrazo.

Porque o nos ponemos de acuerdo pacíficamente y sin faltas de respeto o el mundo se va a ir al mismísimo carajo.

Queda dicho. Queda escrito.

Y aquí no le voy a permitir una sola impertinencia a nadie.

Quede claro.

¿Quién eliminó a Camilo?

Y ahora, hablamos de CuVa. Perdón, cuBa…

¿Listillos, tenéis idea de quien fue Camilo Cienfuegos?

Y de despidida el abrazo de la concordia

Para mí fue todo un honor ser invitado para participar en esta campaña mundial por el amor, la concordia y la paz.

Toma nota listillo y aprende a respetar a las personas comemierda!!!

Saludos a todos y gracias por vuestro soporte

abrazo-de-una-pareja-con-un-arbol-de-fondo

galería cubanito cuentacuentos – abrazo

 

Studio 54

Studio 54 – New York

 

Studio 54 & me

Hace varios años publiqué algo sobre Studio 54. La discoteca más espectacular que toda persona con ganas de mucha, pero que muchísima marcha, pueda soñar con visitar.

Aquel post quedo del todo incompleto. Nada anoté.

Perfil Facebook

Entre otro más de los cientos de metas que me he venido trazando a lo largo de la vida, ésta sí que me satisfizo. A tope.

De cómo logré entrar en la disco poco tengo que contar. Me puse en la cola no muy mal acompañado😉 y bastante bien acicalado. Bueno, para la época.

Eso sí: Un buen cadenón de “colorao” (oro) al cuello y bien trajeado de negro. Qué menos.

Vaya, una mezcla de atuendo bien estudiada de entre lo europeo y lo latino. No me salió mal.

En fin, en uno de mis viajes

a California y con parada en New York decidí quedarme un par de   días con el único objetivo de entrar en Studio 54.

La amiga que me acompaño, que todo hay que decirlo, estaba por aquel entonces bastante involucrada en la movida teatral neoyorkina, así que pienso que gracias a ella pude entrar. ¡Qué caray!

Aquella época fue del todo desmadrada. Y toma nota, apreciado lector, cuando anoto “desmadrada” lo digo en América.

Y, amigo mío, un desmadre a la americana es mucho desmadre.

De coca, alcohol y canutos hasta las cejas. De otro modo allí no habría modo de adaptarse.

Conste que en ese lugar había absolutamente de todo lo imaginable. Se puso de moda. Para la desgracia de muchos años más tarde.

Con el mogollón de gente famosa que te podías encontrar por allá…

Pero en tales estados de ebriedad casi que no te dan chance para hablar con nadie que no sea algún conocido tuyo.

No es porque la gente fuese antipática. Ni mucho menos. Todo lo contrario.

Fue debido a la dificultad con el idioma, a pesar de que lo chapurreo casi a la perfección, e insisto, el despanoche de to quisqui y siempre con el miedo y la alerta de no verte involucrado en una situación comprometida; pues iba algo timidón.

Sólo al principio. La verdad.

Después fue muy divertido aunque al día siguiente con el resacón casi que caigo preso en el aeropuerto.

¿Qué aspecto tendría? A saber…

Menos mal que en esos momentos no llevaba arriba ni un solo petardo. De no ser así, se me hubiese complicado y mucho el viajecito de las narices.

Increíble. Todo. Espectacular.

Ni una sola palabra de las que se apuntan en el documental extenso que adjunto es mentira. Todo es radicalmente cierto.

Así que para qué marear la perdiz más. ¿No te parece?

Desde luego que consta una anécdota. Mi vida está llena de ellas.

Conocí aquella noche a uno de mis ídolos: Al Pacino.

Un tipo muy simpático. En serio.

Aunque ante la tirada de tejos permanente a la periquita que me acompañaba y el colocón que el menda calzaba, opte por felicitarlo y bla, bla, bla. Luego, me quite del medio en compañía de aquella belleza.

Esto que escribo no lo hago con ánimo de criticar ni mucho menos censurar.

El hecho de que en la disco casi todo el mundo anduviese pasado de rosca era lógico. De lo más normal.

Allá se iba a festejar y no a comerse el coco.

También vi a otros muchos. Pero tras haberme quedado con la copla decidí meterme de lleno en fiesta y pasar de curiosear. Para qué.

En definitiva, pasé una noche enterita en Studio 54 y casi que apenas que me acuerdo de lo que hice.

Mal rollo. Pero así funcionaba la vaina.

Hoy incluyo en este post tres clips que me resultan los mejores en cuanto a lo que haya publicado sobre esta famosa  e irrepetible discoteca.

El primero con una muy buena selección de la música que allí se pinchaba. Estupenda.

El segundo con un extenso documental sobre Studio 54.

Y el tercero, pues una hora larga de música pinchada única y exclusivamente allí.

Para los nostálgicos y los que hayan conocido La Gran Manzana de aquella época seguro que le haré pasar un par de horas muy agradable.

Ese es el objetivo final que persigue todo buen bloguero: Entretener, formar e informar.

Nada más y nada menos.

Saludos a todos y gracias por vuestro soporte.

Amor - ricardo valdim